Ecologia a su alcance
Imagen
Ecologia a su alcance
   
Ecologia a su alcance
Noticias de Interés
Animales en extinción en Venezuela
Conceptos Básicos de Ecología
Ecologia: una disciplina que estudia la interacción de los seres vivos entre sí y con su ambiente. Se define también como el estudio de la estructura y dinámica de los ecosistemas.
La ecología se ocupa del estudio científico de las interrelaciones entre los organismos y sus ambientes, y por tanto de los factores físicos y biológicos que influyen en estas relaciones y son influídos por ellas. Pero las relaciones entre los organismos y sus ambientes no son sino el resultado de la selección natural, de lo cual se desprende que todos los fenómenos ecológicos tienen una explicación evolutiva.

Ecosistemas

Los ecólogos emplean el término ecosistema para indicar una unidad natural de partes vivientes o inertes, con interacciones mutuas para producir un sistema estable en el cual el intercambio de sustancias entre las plantas vivas e inertes es de tipo circular. Un ecosistema puede ser tan grande como el océano o un bosque, o uno de los ciclos de los elementos, o tan pequeño como un acuario que contiene peces tropicales, plantas verdes y caracoles. Para calificarla de un ecosistema, la unidad ha de ser un sistema estable, donde el recambio de materiales sigue un camino circular.

Un ejemplo clásico de un ecosistema bastante compacto para ser investigado en detalle cuantitativo es una laguna o un estanque. La parte no viviente del lago comprende el agua, el oxígeno disuelto, el bióxido de carbono, las sales inorgánicas como fosfatos y cloruros de sodio, potasio y calcio, y muchos compuestos orgánicos. Los organismos vivos pueden subdividirse en productores, consumidores y desintegradores según su papel contribuyendo a conservar en función al ecosistema como un todo estable de interacción mutua. En primer lugar, existen organismos productores; como las plantas verdes que pueden fabricar compuestos orgánicos a partir de sustancias inorgánicas sencillas por fotosíntesis. En un lago, hay dos tipos de productores: las plantas mayores que crecen sobre la orilla o flotan en aguas poco profundas, y las plantas flotantes microscópicas, en su mayor parte algas, que se distribuyen por todo el líquido, hasta la profundidad máxima alcanzada por la luz. Estas plantas pequeñas, que se designan colectivamente con el nombre de fitoplancton, no suelen ser visibles, salvo si las hay en gran cantidad, en cuyo caso comunican al agua tinte verdoso. Suelen ser bastante más importantes como productoras de alimentos para el lago que las plantas visibles.

Los organismos consumidores son heterótrofos, por ejemplo, insectos y sus larvas, crustáceos, peces y tal vez algunos bivalvos de agua dulce. Los consumidores primarios son los que ingieren plantas; los secundarios, los carnívoros que se alimentan de los primarios, y así sucesivamente. Podría haber algunos consumidores terciarios que comieran a los consumidores secundarios carnívoros.

El ecosistema se completa con organismos descomponedores, bacterias y hongos, que desdoblan los compuestos orgánicos de células procedentes del productor muerto y organismos consumidores en moléculas orgánicas pequeñas, que utilizan como saprófitos, o en sustancias inorgánicas que pueden usarse como materia prima por las plantas verdes. Aún el ecosistema más grande y más completo puede demostrarse que está constituído por los mismos componentes: organismos productores, consumidores y desintegradores, y componentes inorgánicos.

La estructuración de un ecosistema consta de la biocenosis o conjunto de organismos vivos de un ecosistema, y el biótopo o medio ambiente en que viven estos organismos.
Imagen
Conservar las ballenas, algo más que un discurso

“(…) notando que la moratoria [a la caza de ballenas], que claramente tenía una finalidad temporal, ya no es válida (…)” Los países balleneros lograron introducir esta polémica frase en una declaración oficial de la 58 reunión de la Comisión Ballenera Internacional (CBI), que se celebró en la isla caribeña de Saint Kitts y Nevis entre el 16 y 20 de junio de 2006.

El párrafo, que tiene la intención de debilitar la credibilidad de la CBI plagándola de contradicciones, ha levantado ampollas y sembrado la alarma entre representantes de gobiernos, organizaciones no gubernamentales, medios de comunicación y particulares. Sin embargo, las consecuencias reales de la declaración –adoptada por votación con el 50 % de los sufragios– sobre la caza de ballenas no van más allá, pues el final de la moratoria sólo se declarará cuando las dos terceras partes de los países firmantes lo aprueben.

Pero independientemente de que la llamada “declaración de Saint Kits” no se haya adoptado por consenso y contenga argumentos falaces, hay realidades que muestran una tendencia preocupante para el futuro de las ballenas en el mundo. Japón ha demostrado que su estrategia de compra de votos está funcionando, ante la apatía de una buena parte de las naciones conservacionistas. El simple hecho de que sólo un país –Brasil– señalara tímidamente antes de la votación que no le parecía correcto que una declaración se adoptara por sufragio, muestra la debilidad de la estrategia conservacionista. Las normas de procedimiento de la reunión permitían que la decisión de la Secretaría de aceptar la votación fuera impugnada, pero nadie se movió en lo más mínimo en este sentido. Si esto se debió al desconocimiento sobre el procedimiento, a la torpeza o dejadez, o a un alarmante sentido del derrotismo es algo que nunca sabremos. Pero la realidad es que hubo poquísima lucha antes de la votación, y una buena pataleta posterior, que dio pie a que las naciones balleneras tildaran –no sin cierta razón– de antidemocráticos a quienes se atrevieron a poner en duda la participación de Islandia en esta votación y no en todas las demás en donde Japón no consiguió mayoría.
En Saint Kitts quedó claro que el papel de muchos de los países que dicen preocuparse por la conservación de las ballenas se queda en poco más que en el discurso. A pesar de que era evidente que las discusiones en la sesión plenaria eran fundamentales, las naciones conservacionistas de habla hispana se permitieron el lujo de continuar con los debates en inglés. España había conseguido los fondos para la traducción simultánea, pero no pudieron contratar a nadie por falta de tiempo y personal (según se afirma en el reporte del Comité de Finanzas y Administración de la CBI del 13 de junio de 2006). Permitirse esta magnificencia indica, por lo menos, dejadez, sobre todo ante el hecho innegable de que pocos comisarios de habla hispana manejaban el inglés como su lengua materna. Lo triste de este detalle es que manifiesta la escasísima comunicación que hay entre los conservacionistas para enfrentar una estrategia inmoral pero perfectamente orquestada por Japón, que alecciona perfectamente a sus subordinados antes de cada reunión. ¿Cuántos de nosotros habríamos dejado de contratar a un traductor por falta de tiempo y personal cuando teníamos los fondos para hacerlo? ¿No pudieron apoyarse las delegaciones de España, Chile, México, Argentina y Panamá antes de dejar pasar la oportunidad?

La reunión número 58 de la CBI también sembró dudas sobre el papel de algunas delegaciones. La razón por la que Estados Unidos no solicitó que se retirara su nombre de la declaración de Saint Kitts no queda clara, como tampoco el hecho de que dentro de su numerosa delegación no hubiera una sola persona que sugiriera a su comisario impugnar la decisión del secretario de la CBI de llevar a votación esta declaración. Desde luego, en otras convenciones como CITES no es normal que Estados Unidos permita algo así sin luchar fuertemente. El papel del Reino Unido, Suiza, Suecia, Portugal, Australia, Bélgica, España, Finlandia, Francia, Italia, Irlanda, Luxemburgo, Holanda o Alemania fue igual o peor, a pesar del rimbombante discurso de algunos de ellos. En pocas palabras, los países desarrollados fueron mediocres, no sólo durante la reunión sino en todo el año previo a ella. Y eso marcó la diferencia ante una Japón aliado a países como Kiribati, Nauru, Grenada, Dominica, San Vicente, Antigua y Barbuda, Santa Lucía, Tuvalu, Surinam, Palau, Benin, Saint Kitts y Nevis, Islas Marshall y la vergonzante Nicaragua.

En 2007 se realizará la reunión número 59 de la Comisión Ballenera Internacional. Una vez más se ve venir una fuerte ofensiva por parte de los balleneros para ir minando la CBI, hasta que termine sirviendo a sus intereses o acabe siendo un organismo plagado de contradicciones de tal magnitud que lo conviertan en inviable. Los países que pretenden la conservación de las ballenas no pueden continuar contemplando con pasividad cómo se compran y venden votos de forma impune, y cómo se manipulan el discurso para intentar justificar la matanza de cetáceos en aras del “uso sostenible”, o la soberanía alimentaria de pueblos que nunca han consumido carne de ballena. Queda un año para enmendar errores; para trabajar de forma honesta buscando que las naciones inclinadas genuinamente hacia la conservación se integren a la CBI o que paguen cuotas atrasadas. Para abrir un diálogo entre delegaciones y crear estrategias conjuntas que contrarresten el ignominioso comercio de votos que está propiciando Japón. Incluso para estudiar y manejar a la perfección las normas de procedimiento de la CBI. Lo que es inaceptable es la mediocridad, pues más temprano que tarde la opinión pública terminará pidiendo cuentas a los que no supieron o no quisieron ir más allá del mero discurso. www.ecoportal.net

Mayor información
http://www.tropicoverde.org
 
Escríbeme
Para más información