Imagen
Animales en extinción en Venezuela
   
Ecologia a su alcance
Noticias de Interés
Animales en extinción en Venezuela
Imagen
Cardenalito
Carduelis cucullata
Originario de Venezuela, el cardenalito se distribuía desde el Zulia hasta Sucre. Hoy sólo quedan dos núcleos de población, uno que abarca Falcón, Lara y probablemente Barinas y otro en el triángulo Miranda-Guárico-Anzoátegui. Es posible que aún existan pequeñas poblaciones en el Distrito Federal y en el Zulia, pero su situación es tan grave que algunos investigadores no reportan las localidades exactas donde viven para no facilitar el trabajo a los traficantes.

La captura y comercio de esta especie comenzó desde 1835. A mediados de este siglo se utilizó su plumaje como adorno para sombreros, pero fue al descubrirse que se podía cruzar con canarios para obtener canarios rojos cuando se aceleró su proceso de extinción, con el agravante de que el plumaje rojo en los canarios híbridos se pierde en varias generaciones, por lo que siempre se codician cardenalitos silvestres.

No se sabe con certeza cuántos pueden quedar en el país. Los estimados poblacionales varían de 600 a unos 4.000 en vida silvestre.

Su cría en cautiverio es muy sencilla y productiva, por lo que se ha propuesto como alternativa para salvar la especie. Irónicamente, aunque se está extinguiendo en su país de origen, existen grandes poblaciones nacidas en cautiverio en Alemania, Argentina, Bélgica, Holanda y España. En Puerto Rico hay una pequeña población silvestre introducida alrededor de 1930.
Imagen
Cotorra margariteña cabeciamarilla
Amazona barbadensis
Quedan menos de 2.000 en Margarita

Especie restringida a escasas localidades áridas de la costa venezolana e islas vecinas, se extinguió en Aruba y Curazao alrededor de 1950. También se considera virtualmente extinta en Paraguaná.

En Bonaire quedan unos 450 ejemplares, y en la isla La Blanquilla, donde a principios de siglo eran “sorprendentemente abundantes”, hoy no pasan de 80.

La mayor población remanente está en la parte occidental de Margarita, donde la especie en buena medida debe su supervivencia a la acción de la organización conservacionista Provita.

Cuando se inició la misión de salvamento, en 1989, quedaban solamente unos 650 ejemplares. La recolección de huevos, la protección de nidos y la liberación de cotorras que habían sido capturadas como mascotas, junto a una activa campaña de educación ambiental, han permitido aumentar su número a unos 1.950 ejemplares censados el año pasado. Provita logró también que la cotorra cabeciamarilla fuera declarada el “ave emblema” del estado Nueva Esparta.
Imagen
Guacamaya verde
Ara militaris
Quedan unas cinco mil

Es la guacamaya venezolana más amenazada por el tráfico ilegal, por ser una de las favoritas de los coleccionistas. Se trata de una especie de distribución sumamente fragmentada, con una subespecie en México y otra en Bolivia, habiéndose extinguido en Argentina. La subespecie presente en Venezuela se distribuye mundialmente en tres pequeños parches: uno en la región centro norte, otro en la Sierra de Perijá y un tercero entre Colombia, Ecuador y Perú.

El lugar más cercano a Caracas donde se puede apreciar esta especie en libertad es el Parque Nacional Guatopo.
 
Escríbeme
Para más información